Urdaibai Bird Center, el aeropuerto de las Aves

Se presenta como el Aeropuerto Internacional de Aves en Urdaibai y hace bien en definirse así, ya que este observatorio de aves es el lugar donde los pájaros deciden hacer escala antes de llegar a su destino. Si sois amantes de los animales, y en concreto de la ornitología, este pequeño paraíso de la costa vizcaína es el lugar ideal para cotillear su vida cotidiana.

Urdaibai, un paraíso para las Aves.

 

Las marismas de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai cuentan con los humedales más importantes de todo el País Vasco, tanto por su dimensión como por lo bien conservados que están. Las aves lo saben, por lo que no dudan en hacer una parada técnica aquí para descansar y alimentarse, y les debe gustar porque cada año nos visitan nada más y nada menos que 250 especies.

Como datos un poco más técnicos, que también es importante conocerlos, los humedales de la reserva fueron declarados zona ZEPA (Zona de Especial Protección para Aves) en el año 1994. Poco después se integró su territorio dentro de la Red Natura 2000. Y para darle aún más importancia a estos humedales, en 1992 la zona fue incluida en el convenio Ramsar de humedales de importancia.

Entenderéis ahora que no es moco de pavo hablar de este lugar tan relevante. Es importante mencionar que el centro está gestionado por la Sociedad de Ciencias Aranzadi, una entidad dedicada a la investigación y divulgación de las aves, sus migraciones y los hábitats donde viven.

Y hechas las presentaciones, ¿Nos acompañáis a descubrir el Urdaibai Bird Center?

El observatorio de Aves de Urdaibai

 

Según nos acercábamos al recinto, ya se podían oír los cantos de los pajaritos, distintos a los que estamos acostumbradas a escuchar en otros lugares (como por ejemplo las gaviotas en Bermeo).  Al llegar a este gran museo vivo de la naturaleza, la bienvenida te la da un pasillo lleno de imágenes de las aves que acostumbran a visitar las marismas de Urdaibai.

Al entrar dentro, lo primero que se ve es un gran mapa con los pasos migratorios de las aves, explicando a golpe de vista de donde parten y hacia donde van, en las distintas épocas del año. De esta forma, ya vamos con una pequeña idea de cómo estas intrépidas aventureras se desplazan y porque lo hacen alrededor del mundo. Pero esto no hace más que aumentar nuestra curiosidad por saber que más nos quieren contar.

En la entrada nos atiende Paul, que nos aconseja tomar las audioguías en mano para realmente aprovechar al máximo la visita y también unos prismáticos para poder cotillearles al final de la visita.

El centro está organizado de forma muy didáctica y sencilla de seguir. En el suelo hay unas pegatinas con forma de golondrina, que te orientan por la sala y por si estas pequeñas voladoras no supieran guiarte bien, cada parada está señalada con un número que corresponde a un punto de interés que atender en el audioguía.

Nos encanto la parada en la sala circular donde vimos un interesante video sobre la migración de las aves y cómo aprovechan las corrientes de aire para viajar kilómetros y kilómetros sin descanso. Tras este video, pasamos a una pequeña exposición fotográficas donde varios fotógrafos captaron tiernos momentos de diferentes pájaros. Ahí mismo se explica la importancia de fotografiar a las aves, para poder percibir sus rasgo más característicos.

Passport Fly Away: Viaja con los pájaros.

 

Siendo honestas, hasta que no fuimos una vez con Hegaluze a avistar aves y cetáceos, no hubiéramos dicho que el mundo de la ornitología movía a tantos entusiastas. Y según más vamos indagando en este tipo de turismo (por así llamarlo) más nos está interesando a nosotras también. Pues el Passport Fly Away se trata una diferente forma de viajar,  siguiendo a las aves en sus migraciones a través de Europa. ¡Nos pareció la bomba esta forma de conocer Europa!

A continuación, viene el espionaje en vivo de lugares como Kenya, Islandia y Suecia. Lugares desde los que vienen los pájaros o hacia dónde van. Estad atentos que en algunos de los directos se ven cosas muy interesantes.

Los miradores y Torre

 

Y ya después de esto viene lo bueno: una amplia cristalera desde donde observar en vivo y en directo a esas aves de las que tanto hemos oído hablar en toda la visita. Nosotras es la parada donde más tiempo invertimos. Con los prismáticos en mano, nos sentimos unas auténticas voayeur, como quien espía la vida diaria de un pueblo. Como somos un poco  frikis nos pasamos un buen rato jugando a imaginarnos la vida de cada uno. De hecho, en una segunda planta, hay otro mirador con una cámara con la cual poder enfocar a los pajaritos y verlo desde una pantalla. Pues bien, ahí ya nos deleitamos y con unas Espátulas Común (Platalea leucorodia) muy graciosas que jugaban entre ella, se peleaban… enfin, que si sois como nosotras os lo vais a pasar pipa. Ojalá tengáis suerte y podáis ver a la estrella de la corona: el Águila Pescadora

Y ya, el culmen es la altísimas torre del centro, que casi te mareas de las vueltas que tienes que dar para alcanzar la cima. Desde allí se ve prácticamente todo el estudio, el lugar idóneo para sacar una preciosas fotos del humedal.

Para quien quiera seguir con el cotilleo

 

La visita se finaliza pasando de nuevo por la entrada, donde poderse comprar originales recuerdos de la visita. Aunque como nosotras nos quedamos con ganas de más, decidimos acercarnos a uno de los dos miradores que se encuentran en cada extremo del humedal: Orueta (nombre también del humedal) y Ozollo. Por cercanía decidimos ir al de Orueta, que esta siguiente el camino donde se aparca el coche. La verdad que no tiene pérdida y está bien indicado. Al entrar al observatorio vimos a 4 entusiastas pajareros que nos contaron lo que veían desde sus mega prismáticos. Nosotras por nuestra parte lo máximo que pudimos aportar a la conversación fue nuestra experiencia de 8 horas en alta mar avistando aves (al menos tenemos anecdotas que contar. Como no teníamos ni prismáticos ni una cámara con suficiente alcance para esas distancias, nos conformamos con el ratito que nos dejaron ver desde sus mega cacharros.

Los orígenes del Urdaibai Bird Center

 

¿Interesados en saber cómo empezó esta aventura? Os dejamos este link a la página oficial donde explican los comienzos del centro y sus porqués.

 

Horario

  • De marzo a junio: sábados, domingos y festivos: 11:00h a 19:00h. De martes a viernes de 11:00h a 16:00
  • Julio y agosto: todos los días de 11:00h a 19:00h
  • Septiembre: sábados, domingos y festivos de 11:00h a 19:00. Martes a viernes de 11:00h a 16:00. Lunes cerrado
  • Octubre: sábados, domingos y festivos: de 11:00h a 19:00h. Martes a viernes: 11:00h a a14:00. Lunes cerrado.
  • Noviembre a Marzo: Viernes, sábados, domingos y festivos: 11h a 17h. De lunes a jueves cerrado.
Precio y servicios

  • General: 5€
  • Niños: 2€
  • Gratis: menores de 5 años
  • Audioguías y personal didáctico en las instalaciones
  • Telescopios y prismáticos
  • Accesos adaptados
Servicios

  • Parking en el centro. Cómo llegar: Como siempre solemos hacer, os dejamos link a Google maps, que se le da mejor que a nosotras explicar el camino. 😉
  • En transporte público: (A3513); Línea > BILBAO – Hospital Galdakano – GERNIKA – LEKEITIO
Todavía no hay comentarios

¡Anímate a comentar!