El Museo de la Paz: historia y reconciliación

Desde hace mucho tiempo teníamos una visita pendiente en Gernika, y por fin, después de un año, hemos visitado el Museo de la Paz. Está en la Plaza de los Fueros, en un edificio construido después del bombardeo y en el que, hasta que se fundó el museo en 1998, habían estado los Juzgados y Correos.

Nada más entrar, encontraréis la taquilla, donde nos informaron con detalle de qué íbamos a encontrar en las distintas plantas y nos recomendaron cómo movernos por el museo. Es importante saber que hay algunas instalaciones en las que hay que elegir el idioma del audio. En caso de que haya visitantes de otros países, habrá que hacer un pequeño ejercicio de organización para que cada grupo pueda escuchar la proyección en su idioma. En general, y como única pega, hemos echado en falta que la información escrita esté en varios idiomas. En el caso de los audiovisuales, se puede escoger idioma; pero en los textos escritos que hay por todo el museo, solo aparecen en castellano y euskera.

“La paz es un difícil equilibrio entre las diversas lenguas, las diferentes culturas y actitudes, las distintas situaciones y los millones de pesos que pueblan las mentes de los que vivimos en este planeta tierra.”

 

 

Planta 1: La Guerra Civil y el Bombardeo de Gernika

 

La primera planta es para nosotras la más impactante, la que tiene más “chicha”.

A la derecha encontraréis un pasillo que os llevará a una sala muy especial, pero antes, fijaos bien en las imágenes y textos que veréis en las paredes. Nos parecieron muy interesantes las reflexiones sobre la paz, acompañadas de fotografías de momentos históricos: la guerra de Sarajevo, la Segunda Guerra Mundial, encuentros entre líderes como Curchill y Stalin, etc. Merece la pena leer atentamente los distintos significados de la paz y cómo lo relacionan con la sociedad, uno mismo, el día a día o la ecología.

Os dejamos algunas frases que nos parecieron importantes:

  • A lo largo del tiempo la paz ha sido bastante discreta, pero ha recorrido olas de intenso azul, ha subido las montañas más altas y se ha perdido en interminables desiertos.
  • Desde que el ser humano apareció sobre el planeta, se agrupó para ser más fuerte, cazar, cultivar la tierra, estar más protegido y conseguir vivir en paz dentro del grupo.
  • En ocasiones con los ojos cerrados oyendo música, otras veces en el crujir de las hojas en un paseo entre árboles o cuando llega el sueño. (La búsqueda de uno mismo: la paz interior).
  • ¿Qué necesitamos para vivir en paz? Ante todo, comer en cantidad suficiente, tener acceso a indumentaria y a vivienda dignas, contar con atenciones médicas y recibir educación.
  • Sea como sea, lo que nos une a todos los seres vivos es el viaje de la vida que realizamos a lomos de este planeta azul que es la tierra.

 

Y una vez acabado este pequeño pasillo llegaréis a una zona abierta con más imágenes y reflexiones pero en la que veréis una puerta. En este punto empieza el viaje por lo que pasó el 26 de abril de 1937, cuando la paz se esfumó en Gernika. 

No queremos haceros demasiado spoiler, porque perdería la gracia, solo os diremos que detrás de esa puerta viviréis un poquito en primera persona aquel fatídico día. Creemos que no es demasiado recomendable para niños muy pequeños, ya que pueden pasar algo de miedo, pero es una magnífica oportunidad para generar una conversación sobre la guerra y sus consecuencias con niños a partir de 6-8 años.

Y después de este momento, que os dejará el cuerpo un poco removido, os quedará todavía toda la mitad de la primera planta por recorrer. El viaje, en este caso a través de fotografías, carteles y objetos; nos lleva desde los años anteriores a la Guerra Civil Española y a toda la información relacionada con el bombardeo. Un detalle de ambientación que nos encantó, es el suelo. Esta sección es interesantísima, con muchísima documentación de la época y donde podréis ver las pocas imágenes que hay de Gernika antes del bombardeo, ya que gran parte del archivo se destruyó en aquel momento. A nosotras personalmente, nos ha servido para comprender un poco más el contexto y el ambiente que se vivía.

Como ya nos contó Eli en su post esta planta se convierte en una ocasión perfecta para que los más pequeños planteen sus dudas y poder debatir con ellos sobre el tema. Es muy interesante ver cómo se “vendió” el bombardeo en un bando y otro, cómo los medios internacionales fueron importantes en la difusión y las personas, con nombres y apellidos, que ayudaron a dar a conocer la noticia.

Y para terminar este pequeño espacio, pero que os llevará un buen rato si lo exprimís, llegaréis a una sala con un audiovisual (en el que también hay que elegir idioma) y en el que se plantea uno de los conceptos que más nos hizo pensar: la reconciliación.

 

Planta 2: Arte y Derechos Humanos

 

Tras pasar por una intensiva sesión sobre la paz, en la segunda planta del museo, la tarea continúa. Respondiendo a la pregunta ¿Qué pasa actualmente con la paz en el mundo? Aprovechan para enseñarnos los Derechos Humanos de una forma muy creativa: cada Derecho Humano ha sido pintado, grabado o dibujado por artistas de distintas partes del mundo. Es muy curioso ver cómo lo ha interpretado cada artista según su procedencia y tipo de arte.

Y en la siguiente sala, como no podía faltar en este museo, el Guernica de Picasso es la obra maestra por excelencia. Tendréis la oportunidad de ver el cuadro diseccionado en tres piezas para interpretar los Derechos Humanos desde tres niveles: la vida, la libertad y la igualdad. A ver si sois capaces de, haciendo equilibrios sobre la peana, encontrar el punto perfecto y ver el cuadro entero.

Encontraréis preguntas que nos hacen plantearnos qué es lo que entendemos por cada uno de estos niveles; pensamientos que nos llevan a una profunda reflexión sobre los privilegios que tenemos algunos y lo injusta que es la vida para otros (sabemos que nos estamos poniendo profundas, pero el tema no es para menos).

Estas son algunas de las preguntas que se plantean (por si queréis llevar los deberes hechos):

¿Se puede hablar de la vida humana por el simple hecho de que un corazón lata o un cuerpo respire?

¿Se puede entender el derecho a la libertad con independencia de los derechos económicos y sociales?

¿Por qué se insiste tanto en la necesidad de alcanzar ese viejo ideal de la modernidad llamado¡o “igualdad”? ¿Es cierto que todos los seres humanos somos iguales?

Entre las muchas frases interesantes que encontraréis en el recorrido, esta es una que a nosotras nos ha tocado bastante, para darnos cuenta del duro trabajo que todos tenemos por delante para conseguir la paz (y los difícil que es).

“ No pasa ni un solo día sin que oigamos hablar de afrentas a las libertades más fundamentales. Los Derechos humanos son constantemente pisoteados y, sin que ellos sean respetados, la paz es imposible”

Y una vez salgamos a las escaleras para bajar a la planta baja, nos encontraremos con el cuadro Guernica (no el original, claro) con una línea temporal que nos enseña todo lo que esta representación del horror ha viajado, a lo largo y ancho del mundo, hasta llegar a su último destino.

 

Planta -1: Personajes relevantes relacionados con los Derechos Humanos

 

Y por último, para cerrar bien el tema de la Paz, qué menos que hacer especial mención a aquellos que lucharon y luchan para conseguir que todos los seres humanos tengamos una vida digna. Esta zona pone cara a muchas acciones por la defensa de los Derechos Humanos que se han llevado a cabo en todos los rincones del mundo.

Para una mejor comprensión sobre en qué temática han trabajado cada uno, la exposición se divide por colores, cada uno representando un ámbito distinto de los Derechos Humanos y con personajes tan relevantes como Mahatma Gandhi, Martin Luther King y Malala Yousafzai, sin olvidarnos de que en casa también tenemos personas comprometidas, como María Oianguren, entre otros cargos, directora del Centro de Investigación por la Paz Gernika Gogoratuz.

Y hasta aquí nuestro viaje por la guerra y sobretodo por la paz y la reconciliación. Una visita obligadísima para todo el que pase por Gernika y un meneo interior necesario para replantearse lo que pensamos y dónde nos colocamos en estos tiempos tan convulsos.

Horario

  • De martes a sábado: 10:00-14:00 / 16:00-18:00
  • Lunes cerrado, excepto días señalados
  • Domingo: 10:00-14:00
  • De marzo a septiembre: 10:00-19:00
  • Cierran en enero
Precio

  • General: 5€
  • Reducida: 3€
  • Gratis: todos los domingos, menores de 12 años y días especiales
Servicios

  • Exposiciones temporales
  • Actividades didácticas: en torno a los temas de trabajo del Museo como son la Cultura de Paz, los Derechos Humanos, la historia de la Guerra Civil española y el Bombardeo de Gernika
  • Visitas guiadas: 30€ grupo (cita previa)
  • Accesos adaptados
Todavía no hay comentarios

¡Anímate a comentar!