Marijeses: El coro que convierte las noches navideñas en canción

En esta ocasión, no vamos a hablar de ningún lugar a visitar en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, pero sí de una tradición que llamó nuestra atención y que creemos que merece la pena compartir con vosotros. Se trata de los Marijesiak, un grupo de hombres y mujeres que salen a cantar versos sobre el nacimiento de Jesús 9 noches antes a la navidad, deleitando a todos aquellos que se animan a levantar las persianas de madrugada.

 

Os preguntaréis, como hicimos también nosotras, de dónde sale esta tan peculiar tradición. Antes de nada, mencionar que, aunque nosotras nos colamos en los Marijesiak de Gernika-Lumo, en Urdaibai también se celebran en pueblos como Ibarrangelu y Muxika, y otros lugar fuera de nuestras fronteras, como Arratia y Zeberio.

Se trata de una tradición religiosa y su propósito es recitar la novena de la festividad en torno a la noche de Navidad, y los versos que se cantan nos cuentan la historia sagrada de los católicos, desde Adán y Eva, pasando por la Anunciación de la Virgen, hasta el nacimiento de Jesús y la llegada de los Reyes Magos.

Según el historiador Manuel Lekuona, este tipo de canción está relacionado con la influencia social y cultural que los conventos de frailes que había en muchos pueblos. De hecho, Lekuona cree que el origen de la tradición de las y los Marijeses está en las representaciones teatrales que se hacían por estas fechas, y lo argumenta en que la forma en la que está estructurada: con un solista por delante cantando una copla y una comitiva que le responde. Estos versos se repiten las nueve noches, con tres músicas distintas, como si fueran diferentes actos teatrales.

En las primeras cuatro noches, se cantan las coplas que hablan sobre la creación y la Sagrada familia, por el contrario, las cinco noches restantes, los versos se refieren a la imagen de Jesús. El último día, en la mañana del 24 de diciembre, es la hora de rendir homenaje al nacimiento de Jesús de Nazaret. Este día la cosa se pone intensa con tres rondas.Es el día de darlo todo: después de la primera ronda, la de madrugada, a las siete de la mañana el grupo entra en la iglesia y comienzan con la segunda ronda. La tercera y última ronda es la de la fiesta, y aunque seguramente ya están agotados después de 8 noches de gaupasa, los valientes Marijeses se animan a la Tortimorti-txokolatada. A las 10 de la mañana terminan acompañados de un grupo de txistularis animando a todos los que estén por la calle a esas horas a que participen, y de paso, donen algo de dinero que luego se entregará a las ONGs del pueblo. Y luego ya, todos de txikiteo, planazo después de tan intensa semana.

La comitiva de las y los Marijeses

 

Lo que no hemos contado todavía es que estos valientes, cada noche en los 9 días anteriores al día de Navidad, están como un reloj a las 4 de la mañana frente a la iglesia de Andra Mari. Una vez reunidos, y antes de comenzar la ronda de hora y media, se arrodillan ante el pórtico de la iglesia y comienzan la ruta ya definida en sentido contrario a las agujas del reloj. Así distraen el frío de la noche.

A nosotras nos resultó muy interesante, y para todos aquellos que queráis saber más, en la Wikipedia de Urdaibai (así lo llamamos nosotras) podréis encontrar más información, o también podéis contactar con ellos a través de su mail: marijesiak@marijesiak.org

 

Y vosotros, ¿tenéis en vuestra zona alguna tradición navideña? Contádnoslo en los comentarios 🙂

Todavía no hay comentarios

¡Anímate a comentar!