Hegaluze, la Costa Vasca desde el mar

Altos acantilados, islas, islotes, cabos, calas y largos arenales, pequeños y grandes pueblos pesqueros y sobre todo, muchas historias y leyendas ligadas a la mar. La Costa Vasca es todo un espectáculo que no puede faltar en vuestra visita a Euskadi y si escogéis Urdaibai como destino, os recomendamos hacerlo con Hegaluze

Nos consideramos unas afortunadas al haber tenido la ocasión de disfrutar cuatro tipos de experiencias que ofrece Hegaluze, muy distintas entre sí, y ahora queremos contároslas para que os pique el gusanillo de conocer este trozo de la Costa Vasca, que seguro que os enamorará tanto como a nosotras. 

Una breve introducción

El equipo de Hegaluze tiene una larga trayectoria navegando y se nota que disfrutan de su trabajo, porque las experiencias que ofrecen son de mucha calidad. Conocen a la perfección nuestro litoral y, algo que nos parece clave, transmiten mucha seguridad.

En este 2020, hay otras cuestiones relacionadas con la seguridad que seguro que os interesan, pero no os preocupéis: en nuestra última salida, absolutamente todos fuimos con mascarilla y el gel hidroalcohólico estaba a disposición de quien lo necesitara.  

Así que, dejando claro este tema, que tristemente forma parte de la “nueva normalidad”, vamos a lo que nos interesa…

¿Qué tipo de experiencias ofrece Hegaluze?

Hegaluze no se queda corto y su oferta de rutas abarca casi todo: trayectos por la costa, alquiler de grupos, avistamiento de cetáceos y aves marinas, y para quien siempre ha querido aprender a navegar, escuela náutica y prácticas. 

Os contamos cada una de ellas y os presentamos también el resto de rutas y experiencias que no hemos tenido ocasión de disfrutar, pero que estamos seguras de que merecen la pena.

Rutas en barco por Urdaibai

Hay varias rutas que que hacen regularmente, como la que va de Bermeo a Elantxobe (ahora os contamos), y la que va de Bermeo a San Juan de Gaztelugatxe, pasando por cabo Matxitxako, con una vista privilegiada de la ermita desde la mar. Además, estamos seguras de que en este trayecto el audioguía contará cosas muy interesantes sobre San Juan y el Biotopo de Gaztelugatxe. Ambas son de marzo a octubre, duran una horita y cuestan 13€ (8€ para niños y gratis para menores de 6 años). 

Decidimos hacer la ruta “Cuevas de Ogoño y Elantxobe” un martes de julio, y pese a que existe esa sensación de que las cosas ya no las podemos vivir de la misma manera, nuestra percepción fue la contraria: una vía de escape a todo lo que rodea la pandemia, eso sí, con mascarilla, que ir sin ella es ahora mismo como salir de casa sin zapatos.

Juan, el capitán del barco de Hegaluze, nos convocó 10 minutos antes en el puerto de Bermeo, en la entrada del pantalán y poco después pusimos rumbo a la misteriosa isla de Izaro. Según nos fuimos alejando la perspectiva de Bermeo se fue ampliando para dejar ver su puerto, el casco viejo y los barrios a las faldas del monte Sollube. Al pasar por la escultura de Xixili, una voz comenzó a explicarnos el simbolismo detrás de este personaje.

Durante todo el trayecto, nos pareció súper interesante cómo la megafonía nos iba contando las maravillas de Urdaibai, así que os recomendamos que, si hacéis estos trayectos, estéis muy atentos.

Una vez en Izaro, el audioguía nos contó las historias, tradiciones y leyendas de esta isla, entre otras, la fiesta de la Madalena. Seguimos avanzando y nos acercamos al imponente cabo de Ogoño, una enorme pared de roca caliza, que es uno de los elementos más representativos de Urdaibai. Mientras observábamos las cuevas y las preciosas irregularidades de Ogoño, empezó a aparecer poquito a poco la punta del rompeolas de ese pueblo tan bonito (y empinado) que es Elantxobe. Si el día es soleado, veréis como los niños disfrutan de las aguas del puerto haciendo saltos dignos del Circo del sol. 


Nos tocó un día con un poco de mar de fondo y a la ida, como íbamos a favor de las olas, casi ni lo notamos, pero a la vuelta, nos divertimos muchísimo viendo cómo la gente disfrutaba y chillaba con los saltos que daba el barco, como si fuera el Dragón Khan. De todos modos, el barco es muy estable y no pasa de ser un momento gracioso.

De botecito en botecito, nos acercamos a la capital del surf de Urdaibai, Mundaka. El audioguía nos siguió contando cosas interesantes sobre la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, invitándonos a descubrir todos sus rincones, y explicándonos cómo se formó su famosa ola de izquierdas. 

El preciosísimo puerto de Mundaka fue el último punto de la ruta. El barco entró hasta dentro, para que pudiéramos ver bien de cerca este pueblo, uno de los más bonitos de la Costa Vasca. Una vez terminada esta visita, pusimos de nuevo rumbo a Bermeo, donde acabó la ruta.

Avistamiento de cetáceos y aves marinas: en busca de ballenas y alcatraces

Descubriendo a los pajareros con Verballenas.com

En noviembre de 2017, recién estrenado el proyecto Urdailife, nos animamos a hacer una salida con Verballenas.com para avistar cetáceos, y sobre todo, aves marinas. Se trataba de una ruta de 8 horas guiada por el experto en naturaleza Gorka Ocio, llegando más allá del límite de la plataforma continental. Se tarda aproximadamente dos horas en llegar a ese lugar, donde la profundidad es mucho mayor y habitan los grandes mamíferos marinos.

Durante todo el trayecto descubrimos a esa especie tan peculiar que son los pajareros. No, no hablamos de ningún pájaro, sino de las personas que sienten absoluta devoción por las aves. Como somos ignorantes en este ámbito, nos pareció que vistas 10, vistas todas; pero ellos tenían libretitas donde apuntaban las nuevas especies que habían fotografiado, como los niños con los cromos. Nos fascinaron.

Nosotras, que íbamos con la intención de apuntar con la cámara más para abajo que para arriba, terminamos por cogerle gusto a eso del birding. Nos sorprendió la cantidad de tipos de gaviotas que hay y nos encantó el alcatraz, su mirada, el pico plateado y su elegante vuelo. A partir de ahora es nuestra ave favorita. 

Al llegar al borde de la plataforma, el equipo de Verballenas se concentró en la búsqueda de ballenas y delfines, estábamos como locas con la idea de verlos y, después de un rato, nos avisaron de que había cerca un Zifio de Cuvier. Cuando pasa esto, todo es emoción en la cubierta del barco, la gente se mueve de un lado al otro buscando entre los brillos del agua esa esperada aleta. Si no estamos mal informadas, la costa de Bizkaia es, junto con Hawai y Canarias, el mejor sitio para verlos.

Organizad la salida, no seáis como nosotras…

Hegaluze da en su web una serie de recomendaciones para que la experiencia sea lo más gratificante posible, pero nosotras somos un caso perdido… Por razones inexplicables, no se nos ocurrió llevar agua y nos subimos al barco con una bolsa de Cheetos y un termo pequeño de sopa de sobre a compartir, para aguantar 8 horas… También creíamos ir lo suficientemente abrigadas (mentira). Aún así, la experiencia fue maravillosa, pero si vais, organizad mejor lo que necesitáis: ropa de abrigo (en alta mar siempre hace más frío), comida y agua para aguantar esas 8 horas y ¡batería para sacar fotos!

Llegamos a Bermeo cansadas, pero como unas campeonas porque el barco era tan estable que no nos mareamos en ningún momento. Así que acabamos el día con buen Cola-Cao calentito.


Avistamiento de cetáceos con Ekoetxea: al fin, delfín

En la primavera del año siguiente volvimos a embarcamos en una de las salidas que organizan con Ekoetxea Urdaibai y en esta ocasión escogimos la ruta standar de 4 horas y media, teníamos que ver delfines sí o sí. Es importante que os avisemos de que el mar no es un zoo, por lo que a veces es posible salir y no ver todo lo que os esperábais.

Esta ruta también va en dirección al límite de la plataforma continental, pero sin llegar tan lejos, a unas 8 millas de Bermeo. Y por fin… ¡vimos delfines! Tuvimos que estar súper atentas a los soplos que hacen en la superficie y ayudó que la mar estuviera en calma para que se viera mucho más claro. Otra pista para saber si hay delfines, es fijarse en las aves que los acompañan.

Además de las explicaciones muy interesantes que nos dieron sobre las diferentes especies de mamíferos marinos que podíamos ver (tenían incluso libros a bordo), también nos dieron una muy necesaria charla de sensibilización sobre los plásticos marinos. ¿Aprenderemos?

Más allá de Urdaibai o experiencias a la carta 

Ruta marítima Costa Bizkaia

Además de las rutas habituales que os contábamos antes, existe otra ruta, ideal para conocer el paisaje costero de Bizkaia. Tiene como puerto de salida el pueblo de Santurtzi y como destino, Bermeo, con bus privado de regreso a Santurtzi. En el recorrido se visitan los pueblos de Plentzia, Gorliz, Elantxobe y Mundaka, además de los Flysch que adornan nuestra costa y la preciosa bocana de la ría de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Dura unas dos horas y el precio es de 45€ (26€ para niños y gratis para menores de 6 años).

Alquiler para grupos: Hegaluze a vuestro servicio

Elegís la ruta, la hora y la duración. Podéis elegir visitar los pueblos pesqueros o simplemente aprovechar la ocasión para pegaros unos baños en las diferentes zonas de Urdaibai: muy recomendable hacerlo en Izaro. Estas excursiones se hacen durante todo el año y se requiere un mínimo de 14 personas (o asumir el precio). 

Academia Náutica, aprende a navegar

Con la ilusión de poder navegar por la costa de Urdaibai, Nerea se animó a sacarse lo que antiguamente se conocía como el titulín, la Licencia de Navegación para embarcaciones que no superen los 6 metros de eslora y que no pueden salir más allá de las 2 millas de las zonas de abrigo, es decir, de los puertos. En una mañana de prácticas te sacas el título realizando diferentes maniobras de atraque y las técnicas de salvamento como el “hombre al agua” (o mujer…). Vamos, que lo recomendamos por la experiencia y porque tener un título de navegación nunca viene mal por si vas de vacaciones y quieres alquilar una lancha. Además, si ya quieres algo más profesional, también puedes sacarte con ellos el título de Patrón (PER).

Y hasta aquí nuestra experiencia con una de las empresas que más nos gustan de Urdaibai, con la que tenemos relación desde que empezamos y de la que solo podemos decir cosas buenas, tanto por la profesionalidad, como por el trato, porque son majísimos.

No Comments

Post A Comment