Hacer yoga al aire libre en Bermeo

Urdaibai para amantes del yoga

Cualquiera que haya practicado o practique yoga, conocerá los beneficios de esta disciplina que vino de Asia, pero que cada vez hacemos más nuestra: el ejercicio, la desconexión, el vínculo con nuestro interior, la respiración, la conciencia… Lo más habitual es que lo practiquemos en una sala, en el gimnasio o en casa, intentando crear un ambiente de paz y tranquilidad, con luces bajitas, incienso, música o sonidos de la naturaleza. Ahora imaginad que salimos de esa sala, que bajo nuestra esterilla no hay parqué o baldosa, sino hierba o arena; que no necesitamos música, porque de fondo oímos el mar y el viento; y que no respiramos incienso sino brisa del mar o del bosque. Bienvenidos a Urdaibai 🙂

En la Reserva de la Biosfera podemos presumir de la combinación de paisajes perfecta: mar, acantilados, montañas, campas verdes… envueltos en una sensación de calma, pero con una naturaleza y un océano que están muy vivos. Como nos explica Veronika Blanar, “La primera vez que visité Urdaibai, me enamoré del entorno. El aire parece más puro y fresco, lo cual es importante cuando se practica yoga en el exterior. En Yoga, la respiración es crucial, ya que nos hace entrar y salir de cada posición y secuencia. Muchas posturas (asanas) están inspiradas en la naturaleza, que es de donde también provienen casi todos sus nombres. En yoga buscamos la unidad, la gratitud y la conexión con la naturaleza, y no hay lugar mejor para eso que Urdaibai.”

Asanas con vistas: nuestros lugares favoritos

Si tenéis tiempo de explorar nuestro pequeño paraíso, seguramente vuestros ojos yogis encontrarán su rincón favorito para plantaros allí con vuestra esterilla. Nosotras os dejamos los espacios que más nos gustan por su tranquilidad, por las vistas que tienen o por la sensación que nos transmiten.

Bermeo

Castillo roto. Nos gusta por tres motivos: tranquilidad, paisaje y amplitud. Es una gran campa solitaria con una de las mejores vistas: por un lado, cabo Matxitxako; por el otro, Izaro y Ogoño. Perfecto a cualquier hora del día, aunque el amanecer desde aquí debe ser espectacular (somos muy malas madrugando y aún no lo hemos experimentado).

TonponUna de las zonas de baño preferidas por los bermeanos, pero con una campa bastante amplia justo en la entrada. En este caso, el mejor momento para acercarse es a primera hora de la mañana o a última de la tarde, aunque como en el caso de Castillo roto, el amanecer desde este punto es impresionante.

RompeolasParece extraño que os propongamos este lugar, porque es el paseo donde se mueve la vidilla social del pueblo, pero a primera hora de la mañana es un remanso de paz donde solo encontraréis algunos pescadores y jubilados que arrancan el día con su ejercicio mañanero. Os recomendamos que vayáis hasta el fondo, tendáis la esterilla y disfrutéis del amanecer frente a vosotros.

Mundaka

Santa Katalina. Justo en este lugar privilegiado es donde nosotras vamos a clases de yoga. Aunque suele haber gente paseando o grupos de excursión, hay espacio suficiente para encontrar una zona tranquila en sus campas. Nos gusta por la cercanía que tiene con el pueblo, las vistas y lo agradable que es la zona.

La Tala de Mundaka. Se trata del centro neurálgico del verano en Mundaka, y podréis encontrar desde niños jugando mientras sus padres toman algo en la terraza de la cantina, hasta surfistas paseando sus tablas y adolescentes enseñando lo valientes que son mientras saltan al agua. Aún así, si evitáis las horas puntas o encontráis vuestro hueco, podréis disfrutar de un lugar precioso desde el que ver la desembocadura de la ría mientras intentáis que vuestra asana del guerrero sea lo más perfecta posible.

Playas en Urdaibai

Hay muchas playas en la Reserva que se pueden convertir en el mejor lugar para practicar yoga. En general, os aconsejamos que vayáis a primera o última hora, sobre todo en las playas más conocidas, porque encontraréis mucha menos gente y estaréis más concentrados.

Están muy bien playas como San Antonio o Kanala, cercanas a las marismas, porque tienen espacio suficiente para poder encontrar vuestro hueco y, sobretodo en el caso de esta última, son tranquilas. Las hay muy pintorescas como Antzoras, que en pleno verano puede llenarse porque es pequeña, o Laga, que en temporada alta está a rebosar, pero que a última hora de la tarde es mágica.

Ogoño, un espacio ideal para la meditación

Por último, no podemos dejar de lado un punto mágico y energético de Urdaibai, que nos recomienda Joseba (Elantxobeko Zaldixek). Es un espacio bastante solitario, con una panorámica privilegiada de la costa, y en el que la vista puede perderse en el horizonte. No es un lugar recomendable para practicar equilibrios y asanas complicadas porque al fin y al cabo, ¡es un precipicio! Eso sí, es perfecto para relajarse en un día despejado o sentir toda la fuerza de la naturaleza cuando el clima es adverso. Y para rematar la perfección, podéis acercaros a un rincón precioso en las faldas de Ogoño: Lagaburu. Allí os espera un banquito de madera que os regalará un rato de conexión con vosotros mismos, y desde donde podéis disfrutar de la energía del mar en días de fuerte oleaje.

Como nos pasa habitualmente, conocemos al dedillo esta parte de la ría pero, en algunos temas, la otra ribera nos esconde muchos secretos. Si conocéis algún sitio que merezca la pena nombrar, escribidnos en los comentarios y lo añadimos en un pispás.

Algunos consejos

El mayor problema que podéis tener en nuestra zona es el de siempre: el clima. Aún así, os animamos a que no os dejéis amedrentar por las nubes, porque aunque el cielo esté encapotado, muchas veces ni siquiera llega a caer una gota. Llevad una chaquetita o manta fina para los momentos de meditación o relajación.

Como ya os hemos dicho, el amanecer y el atardecer son el mejor momento para vuestra práctica de yoga. La mañana es el mejor momento por dos motivos: por un lado, a casi nadie le gusta madrugar, por lo que tendréis ese espacio solo para vosotros. Por otro lado, si el tiempo lo permite, os cargaréis de energía el alma, porque los amaneceres son impresionantes.

En general no es necesaria la música porque tendréis de fondo los mejores sonidos de la naturaleza: el mar, las gaviotas, la brisa…

 
Urdaibai os regala una oportunidad para desconectar de las pantallas, de las notificaciones, del reloj, y conectar con vuestro cuerpo y con la naturaleza, en un entorno maravilloso. ¿Os animáis?

2 Comments
  • Alda Egurrola-Wienke
    Posted at 20:56h, 31 mayo Responder

    Hola . Formó parte del equipo de Etxelaia – una casa de alquiler en Gautegiz Arteaga
    El jueves viene un grupo de Americanos y les gustaría tener 2 sesiones de yoga para 6/8 personas
    Me podéis llamar para hablar de las opciones? 651868069

    • Urdailife
      Posted at 23:42h, 10 junio Responder

      Hola Alda,
      Sentimos no haber visto tu comentario antes! La verdad es que nosotras no realizamos clases de yoga, conocemos varios sitios que dan clases tanto en Bermeo como en Gernika, pero no sabemos si solo es en su local o se desplazan. Si quieres, podemos ponerte en contacto con ellos.
      Un saludo 🙂

Post A Comment